Cuatro historias del Catálogo de Messier

Charles Messier fue un distinguido astrónomo francés que, en el siglo XVIII, tuvo el privilegio de gozar de una larga vida que dedicó a la ciencia de la astronomía. Nacido el 26 de junio de 1730, murió 86 años después, el 12 de abril de 1817 (Charles Messier, s.f.a). Su relación con la astronomía pudo haber comenzado desde muy temprana edad, destacándose como cazador de cometas, su primera pasión.

En 1758, mientras buscaba uno de estos cuerpos errantes, Messier descubrió una pequeña nube de luz a un grado de zeta <ζ> Tauri, la estrella que marca la punta del cuerno sur de Taurus, el toro.

[…] descubrí arriba del cuerno meridional y a poca distancia de la estrella ζ de esta constelación, una luz blanquecina, alargada, parecida a la llama de una vela, que no contenía estrellas. Esta luz era más o menos similar a la del cometa que observé entonces; sin embargo era un poco más viva, más blanca y un poco más alargada que el cometa, que siempre me había parecido que tenía una coma casi redonda, sin cola y sin barba. (Messier, 1771, p. 435)

A diferencia de un cometa, que por su naturaleza se mueve lentamente entre las estrellas, esta nubecilla no mostraba movimiento, sino que era fija como otros objetos similares descubiertos por varios astrónomos tiempo antes y de los cuales Messier tenía noticia.

Desde ese momento, además de sus continuas observaciones de cometas, Messier comenzó una búsqueda sistemática por los cielos de París, donde residía, para localizar objetos similares, con la intención de describir sus posiciones y ofrecer datos pertinentes sobre su apariencia.

CONTINUAR: CUATRO HISTORIAS…

juan luis

El autor ha estado realizando observaciones astronómicas desde muy temprana edad, actividad que, a pesar de sus altas y bajas, sigue disfrutando cabalmente. Observa mayormente desde su hogar siempre que le es posible, desde donde también se generan estas páginas. Ha sido miembro de la Sociedad de Astronomía de Puerto Rico, la Association of Lunar and Planetary Observers y la desaparecida National Deep-Sky Observers Society.

%d bloggers like this: